jueves, 3 de mayo de 2007

BOMBOM Y BELLOTA YA SON MI FAMILIA



No es sencillo rescatar, comprometerse y mucho menos encontrar buenos hogares. Entregar en adopción un animal es mucho de persistencia y criterio pero también de suerte, de una especie de estrella con la que algunos nacen. Ahora que Bombón y Bellota son parte de mi vida me doy cuenta más que nunca de eso.

La línea que separa el egoísmo del amor a los animales es muy delgada. Muchas personas se niegan a eutanizar un animal al verlo inclusive enfermo y en pésimo estado. Por otro lado muchos animales no han tenido la suerte de aquellos que encontraron corazones dispuestos a jugarse por ellos hasta el final. Recuerdo a tantos que fueron rescatados y esperaron interminablemente por un golpe de luz en sus vidas, a Dulcinea, a Voladora, al mismo Brunito…. Y hasta ahora he deseado que mis hijas encuentren esa luz que les dé la oportunidad de conocer un hogar y una familia…. Pero me ya di cuenta que esa luz sólo puede ser uno de nosotros.

Quien sino alguno de nosotros podría adoptarlas a pesar de no ser de raza y de su demodicosis que se puede controlar con paciencia y amor. Quien sino alguien de nosotros sería capaz de comprometerse con ellas en las buenas y en las malas. Nosotros sabemos de sobra lo que la gente de afuera ve. Sólo perros de raza, que no crezcan mucho y que sean cachorros. No ven nada más. No quieren ver nada más. No están entrenados para descubrir la maravilla que existe en el alma y cuerpo de un animal por el sólo y simple hecho de ser un animal. Por eso se eutaniza, porque hay muchos animales que buscan amor y tan pocas personas dispuestas a dárselo, no es por buscar “la salida más fácil”.

Los que dicen que la eutanasia es lo más fácil no saben lo que dicen. Siempre algo de nosotros se va con ellos. Cada día muchos animalistas eutanizamos, no sólo animales en pésimo estado sino otros que no estaban tan enfermos con todo el dolor de nuestro corazón; madres que paren abandonadas en medio de las avenidas expuestas al veneno, a agresiones, a la sodomía; cachorros recién nacidos amenazados de muerte desde antes de nacer… algún día aprendemos que si bien no podemos ayudarlos a todos, sí podemos evitarles más dolor y sufrimiento… el dolor de pensar en que ellos animales morirán solos y abandonados, expuestos a los peligros de la calle debe ser más fuerte que pensar sólo en nuestro dolor..con mis hijas he aprendido mucho de esto creánme.

Quizás yo debí dormir a Bombón y Bellota apenas las recogí de ese parque en Los Olivos. No sé porque no lo hice. Debilidad. Ataque de optimismo. No lo sé. Sólo sé que me arriesgué y ellas están aquí conmigo aún y ya son parte de mi vida y no puedo deshacerme de una parte de mi vida, porque ésta estaría incompleta. La única diferencia entre ellas y mi Rocky y mi Perla es que ellas no viven conmigo físicamente, es lo único porque el amor que les tengo es el mismo.

Bombón y Bellota paseando en el parque..realmente son hermosas

Sé que sonaré cursi o quizás monstruosamente egoísta porque no soy la única con animales rescatados que buscan hogar. Pero déjenme ser egoísta esta vez sólo por ellas. Si alguno de ustedes mirara en su corazón y sus posibilidades y viera que es capaz de darle un hogar a mis hijas, por favor háganlo. Yo ya me convencí que una persona ordinaria no las adoptará y sólo podré llevármelas conmigo en un período de 2 años cuando ya tenga un lugar propio. Si alguno de ustedes puede darles el amor que necesitan desesperadamente por ese tiempo albergándolas por favor háganlo, no por mis palabras sino por ellas o si conocen de algún lugar que pueda hacerlo por favor avísenme; a Dios gracias algunas personas muy generosas se han comprometido a ayudarme con una pequeña pensión para mis hijas y yo siempre estaré pendiente de su tratamiento que debe ser continuo; es por eso que propongo esta salida, porque sola no podría hacerlo.
Ya no quiero que vayan a otro hospedaje más. Quiero que terminen su mes en la veterinaria y que ya no vean caniles de cemento otra vez. Tengo miedo que se depriman o estresen. A pesar de todo, tienen más ganas de vivir que nunca; el Sábado que salieron a pasear vi la vida en sus ojos.

Yo ya me había prometido no rescatar a más animales a mediano y corto plazo después de Brando porque era conciente de que estaba asumiendo nuevas responsabilidades personales y financieras, pero a ellas ya no puedo abandonarlas; ellas son mi familia también y uno está con su familia para siempre.

Gracias amigos por estar allí para escucharme y darme la alegría de compartir esto con ustedes.
Gracias a todos por seguir en la lucha cada día, SÓLO POR Y PARA ELLOS.

UN abrazo
Carla

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Carla, me ha conmovido mucho tu blog sobre tus hijas, se nota que las amas mucho y de verdad admiro a las personas como tú que dan todo de sí por lo que creen. No escuches las críticas destructivas ni ofensas de personas que no se dan cuenta que aquí lo único que importa son las perritas y no nosotros, en lugar de gastar tiempo y mails, deberían seguir trabajando por los enanos.
Ruego a Dios que Bombón y Bellota encuentren un corazón que las ame como tú. Recibe un fuerte abrazo y mucho ánimo de parte de mis enanos, Silver y Manchitas, y mía.
Sara

Malenic dijo...

Carla, tus hijas son lo maximo son una locas y lo he podido comprobar yo misma; tienen tantas ganas de vivir y de sentirse tan amadas que como dices solo una persona como nosotras las podría adoptar.
Pero no te preocupes que todo pasa por algo, tantas veces han aparecido perritos en nuestro camino y hemos tenido que tomar otras decisiones; pero si estas bebitas han pasado por tantas cosas creeme que es porque finalmente van a ser muy felices, solo ten fe y sientete segura de que todas las personas que tenemos el gusto de conocerte siempre vamos a estar ahi para apoyarte! Suerte amiga y mucha fuerza!
Malenic T.