domingo, 9 de marzo de 2008

UNA HISTORIA Y 2 REINAS


Hace 2 días una reina se fue al cielo. Se fue para descansar de todo el sufrimiento e indiferencia que había experimentado en este planeta,tan complejo y cruel.
Había permanecido casi 7 meses sola con el dolor latente en cada parte de su cuerpo, víctima de un atropello en una de las avenidas mas transitadas del cono norte y de un tumor venéreo que parecía haber sido literalmente "reventado", el dia que la atropellaron quizás.....
Y esos 7 meses de su dolor fue vista dia tras dia por una persona que piensa que amar a los animales es amar a "sus" animales, que piensa que ser buena es dar migajas de comida de vez en cuando o sólo avisar del caso, cuando la verdad es que más de medio año fue testigo y cómplice de todo el sufrimiento que este ángel experimentaba.

Hoy al despertar con mi hija al lado volví a llorar por esa reina. Lloré por el sufrimiento que sintió cada uno de los 210 días de esos 7 meses, sola, enferma, hambrienta; lloré por no haber estado allí antes cuando más me necesitaba, por no haberme cruzado antes en su camino, en una ruta que frecuento semanalmente.

Jamás escuché un alarido de dolor como el de ella cuando la cargamos y sacamos de esa berma donde parecia estar resignada a terminar sus ultimos días. Nunca escuché un grito así y sé que no podré olvidarlo por el resto de mi vida.

Hoy he pensado en todas las veces que sufrimos en esta vida, ya sea por traiciones, por dilemas, por abandonos, por personas en quienes confiamos y a quienes abrimos nuestro corazón y al final nos decepcionan o comprobamos que en realidad no les importabamos; y ante todo lo que ella tuvo que pasar... que insignificantes se vislumbran nuestras lágrimas. Los seres humanos nos complicamos tanto; el querer, el amar, el confiar, el demostrar nuestra alegría, el ser felices; los animales son tan maravillosos en ese sentido; ellos quieren, aman, confían, demuestran su alegría sin reservas, no temen ser felices.

Mientras escribo esto, mi Perlita se ha acurrucado bajo mis piernas como lo hace todas las albas que despertamos juntas, y el sentir que he conseguido hacerla feliz después de todo lo que pasó antes, reconforta en algo mi tristeza. Pero esta tristeza es especial. Hace tiempo entendí lo que ella significa. Entendí que cuando debía dormir a un animal que sufría debía abrazarlo y besarlo con toda mi alma, así él me transmitía todo su dolor y yo le daba algo de mi paz. Sé que mis lágrimas de ahora,mi pesadez, mi depresión son parte de todo el dolor que ella sintió, por eso lo soporto con amor, con estoicismo y con orgullo a pesar de todo.

Una reina se fue al cielo pero Dios es tan maravilloso porque otra reina , rescatada el mismo terrible día, se quedó aquí en la tierra como si el espíritu de la que se fue buscara en ella una nueva oportunidad de ser feliz. Difundan su adopcion amigos porque haciéndola feliz a a ella haremos feliz a dos almas. Esta reina debe ser feliz por dos........


Carla Toranzo

PDS: puedes ver más fotos de Reina y de otros angelitos que buscan hogar en este link http://picasaweb.google.com/blueevangelion23/EQUIPODELAESPERANZA/photo#5175448703906504946
"No abandones a un animal que te necesita. Sólo tú puedes hacer la diferencia"