jueves, 28 de enero de 2010

EN MEMORIA DE UN ANGEL

La hija de mi compañero de trabajo, Marco, deseaba un cachorro. Ya tenian en casa una pekinesa adulta a la cual adoraban (y adoran) pero la niña de 12 años soñaba con un cachorro al que cuidar y engreir desde la mas tierna edad. Y tambien queria que ese cachorro fuera un pekines.
Durante casi 2 semanas busque infructuosamente entre los e-mails y paginas de adopciones para ver si alguien tenia un cachorro de pekines rescatado. Nosotros sabemos que encontrar un bebe de raza especifica es algo dificil, complejo y el solo hecho de intentar encontrarlo nos hace sentir que estamos siendo de algún modo desleales con la causa pero lo intente. Marco no deseaba por nada un cachorro mestizo asi que pensé que quizá Dios podria poner en mi camino un pequeño pequines que al fin podria tener un hogar.

Como podrán deducir, mi busqueda fue infructuosa.

Al encontrar un shit szu en adopcion de cerca un año pensé que el podía ser una buena opcion pero Marco me sorprendio diciéndome que ya su suegra había ido al Mercado ubicado a la entrada de VMT y habia comprado un cachorro pekines. Mi tristeza fue grande. Cada perro comprado significa no solo un hogar menos para un perrito rescatado sino contribuir con el negocio de la explotacion de animales para venta en condiciones por demas inadecuadas.

A cinco días de comprar al cachorro Marco se dio cuenta que todos los e-mails que le enviaba sobre comercializacion de animales y sus consecuencias se estaban cumpliendo en el nuevo engreido de la casa. El viernes pasado me comento que el perrito estaba con diarrea y algo decaido. No hacia falta ser muy brillante para darse cuenta que estaba ocurriendo lo usual en estos casos: le habían vendido un cachorro enfermo. Pense al instante que podia ser distemper o parvovirus y le indique llevarlo a consulta de inmediato. Ya al final de nuestra conversación agrego "¿y es normal que la diarrea este un poco con sangre?". Mis temores entonces se hicieron mas grandes y desgraciadamente tuve razón. Al dia siguiente, el mismo dia de la consulta, Hachi moria victima de parvovirus.

Sin embargo lo mas paradójico e indignante es que el llevo al cachorro al mismo lugar donde se lo habian vendido donde ¡oh sorpresa! el vendedor-propietario, tambien medico veterinario, (realmente lo dudo) le dijo que Hachi en efecto tenia distemper al igual que sus hermanos de camada (es increible la insensibilidad de estos miserables) pero que había muerto porque lo habían dejado "morder papel".

Es duro comprobar cuanta ignorancia existe aun respecto al tema de las mascotas hoy en dia. Hablamos de personas que no tiene perros por primera vez y que no saben ni siquiera cuales son las enfermedades mas comunes, ni las vacunas que corresponden ni siquiera que son el distemper o el parvovirus y mucho menos de su mortandad en animales tan pequeños como Hachi.
Es aquí que nos damos cuenta lo importante que es la labor de informar a las personas acerca de la tenencia responsable. Es un tema basico e imprescindible despertar la empatia de las personas por los sentimientos del animal, hacerles ver que tener uno en casa no es tener una cosa, un vigilante sin sueldo, ni un chivo expiatorio de frustraciones al cual se puede golpear o vejar sino un miembro de la familia que merece cuidados, respeto y cariño . Recuerdo que una vez le dije eso a una candidata a adoptante en "Amigos de los Animales"; que cualquier persona en este mundo es susceptible de dejarla, traicionarla, abandonarla, sus hijos, su esposo, sus padres, excepto su compañero animal, el siempre estara ahi.

"Tenias razón en todo lo que me decias" dijo Marco, en medio de su pena y la de su familia. Yo no se si si ese darme la razón evitara que vuelva a comprar animales; solo deseo que alguna lección haya quedado dentro de el, de su familia y sobre todo de su hija que era la que deseo el cachorro mas fervientemente. Espero que la muerte de ese bebe haya servido para despertar algo en sus conciencias y corazones.

Hachi descansa en paz. Mili te cuidara al otro lado del arco iris, no tengas miedo.


1 comentario:

janetmsm dijo...

Qué triste lo de Hachi y de los muchos perritos que están en su lugar. Quiero pensar que tu amigo ha cambiado en algo su forma de pensar, sé que es posible! Hace unos meses que conversé con la amiga de un amigo me contó que a su casa ella había llevado una gatita bebé que encontró abandonada en la calle. En su casa nunca antes habían tenido un animalito por lo que sus papás se opusieron, pero ella, que le había dado mucha pena la gatita insitió en que se quedara para conseguirle una casa. Esto no sucedió, para sorpresa de todos la gatita se ganó el cariño de la familia y se quedó!! Ella me dijo que esa pequeña llegó y cambió su manera (y la de su familia) de pensar sobre los animales, antes no les había prestado mucha atención pero ahora se da cuenta de que son seres con sentimientos, capaces de sufrir y ser felices.
Ojalá tu amigo haya cambiado.